domingo, 7 de marzo de 2010


¿Nunca ha sonado el teléfono de su casa en el preciso instante en que usted se
sentaba en el excusado? ¿Tampoco ha aparecido el autobús que llevaba horas
esperando justo cuando se ha encendido un cigarrillo? ¿Nunca ha llovido a cántaros,
precisamente el día que había llevado el coche a lavar, ni ha dejado de llover nada más
comprar un paraguas? Es posible que usted se diera cuenta en ese momento de que se
estaba tramando algo, que existía un principio universal más allá de su comprensión y
que estaba muerto de rabia por que le pusieran un nombre. También, es posible que
usted deseara recurrir a la Ley de Murphy,
Sitio de Atletico Ma
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!