lunes, 23 de agosto de 2010


SAN SALVADOR. Una cábala futbolística reza que el 1-0 es el marcador más difícil de remontar. Este domingo, el Atlético Marte vivió en carne propia esta máxima popular, pues a pesar de que lo buscó con más ahínco, sobre todo en el segundo tiempo, no pudo siquiera igualar el gol que el Once Municipal le anotó al inicio del partido y cedió tres puntos en su casa.

La pésima condición del terreno de juego determinó todo el partido, pues por momentos, el duelo entre marcianos y canarios parecía más una lucha en lodo que un partido de fútbol, debido a lo húmedo de la cancha del estadio Cuscatlán a causa de las lluvias que cayeron en territorio salvadoreño durante toda la semana.

“El equipo juega muy bien. Los muchachos hicieron un gran trabajo y ganamos en la cuarta jornada, como yo había dicho que sucedería. Funcionamos bien en la cancha y merecemos estar en mejor posición por el despliegue futbolístico que hemos mostrado, pero no me desespero. Felicito a los muchachos por el esfuerzo que hicieron”, fueron las palabras de Nelson Ancheta, técnico de los occidentales, al final del partido de ayer en el Cuscatlán.

El gol de la victoria fue anotado al minuto 3 por Ramón Flores, después de una sorpresiva jugada de contragolpe y con eso le bastó al conjunto canario para sumar su primer victoria en el Apertura 2010, hazaña que consiguió de visita, y con la que llegó al sexto lugar de la tabla, con los mismos cinco puntos que el Firpo y el Vista Hermosa, pero detrás de estos por su diferencia de goles.

Los marcianos, por su parte, sumaron su segunda derrota al hilo en el torneo y bajaron del quinto al séptimo puesto de la clasificación general, con un total de cuatro puntos, gracias a una victoria y un empate, en las primeras dos jornadas de la competición.

El tanto del conjunto canario llegó cuando el terreno aún era transitable, apenas al minuto 3, en una explosiva jugada de contragolpe que nació en el terreno de los canarios.

Aníbal “el Torito” Ávalos le tiró un pelotazo largo al espacio a Carlos Asprilla, quien dejó la marca de Manuel López, levantó la vista y tocó hacia atrás para la incorporación del volante Diego Chavarría, quien dejó pasar la pelota para que Ramón Flores la tomara y a la entrad del área venciera la estirada de Diego Cuéllar y firmara el que sería el único gol del partido.

Rápidamente, la cancha fue deteriorándose y esto afectó por completo el espectáculo. Ningún equipo dominaba el partido, pero no porque el encuentro estuviera parejo, si no porque ninguno controlaba la pelota debido al mal estado del terreno de juego.

Entonces, aparecieron las entradas fuertes y mal intencionadas y con ellas, las tarjetas amarillas. Cuando transcurrían 39 minutos, ya había tres jugadores amonestados, dos del Once Municipal y uno del Marte. En los últimos cinco minutos del partido, hubo dos llegadas de gol, para que no se fueran a cero en este apartado.

La primera llegó al minuto 40, cuando Gilberto “el Saviolita” Baires cobró un tiro libre que el cubano Julio Maya prolongó de cabeza y la pelota le quedó a Aníbal Parada, quien no esperaba el balón y lo remató con la pierna derecha, pero hacia afuera.

OLEADA AZUL

Para el segundo tiempo, Nelson Ancheta envió a su equipo a que cerrara filas para defender el gol que les daría la victoria. El míster chalchapaneco confió por completo en su línea defensiva, comandada por el colombiano Miguel Solís y el uruguayo Luis Espíndola, para aguantar todo el segundo tiempo en actitud defensiva.

Los canarios ya no generaron fútbol ofensivo en el segundo tiempo; es que con el terreno como estaba no se podía generar nada. De hecho, el Marte tomó la iniciativa ante la presión de estar en casa y con la urgencia de anotar por lo menos el gol del e mpate, pero lo hizo con base en pelotazos largos y con más garra y empuje que fútbol.

Al 56’, Maya conetó con un potente zurdazo un centro desde la izquierda, pero su intento fue controlado bien por Daboberto Portillo, guardameta de los occidentales. Apenas nueve minutos más tarde, al Marte le anularon un gol por una posición fuera de lugar de Aníbal Parada, en una acertada decisión del equipo arbitral.

Tras un tiro de esquina desde la izquierda, Kenny Lemus cabeceó dentro del área y Parada, en clara posición adelantada, hundió la pelota en la portería de Portillo, pero la jugada fue anulada.

Pero la chance más clara de anotar para los marcianos llegó al 75’, cuando Maya tomó un balón filtrado, entró al área y centró con un toque retrasado para la llegada de Alcides Bandera, pero el uruguayo remató horrible frente a la portería y mandó la pelota a las gradas.

Sin embargo, si el árbitro Edenilson Ventura acertó en anularle un gol al Marte antes, al minuto 89 erró al anularle otro. Tras un tiro libre del “Saviolita” Baires, Bandera cabeceó en el segundo poste ganándole la posición al canario Benjamín Durán, pero el silbante señaló un fuera de lugar inexistente del atacante charrúa.

“La cancha no estaba para jugar, pero el árbitro decidió llevarlo. Tuvimos varias pelotas de gol que no concretamos y ahí está la diferencia: si el otro equipo llega una vez y te anota, pero vos tenés muchas llegadas y no anotás, no podemos hacer nada. Hemos tenido errores en la defensa, entre los zagueros y nuestro portero, pero también que no hemos tenido la frialdad para definir, pero en esta situación fue el campo de juego, porque es muy difícil jugar en estas condiciones”, dijo Ramiro Carballo, técnico del Marte.

Sitio de Atletico Ma
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!