domingo, 12 de diciembre de 2010

Superlativo. Adjetivo para definir aquello muy grande y excelente en su línea. Les va clavado. La Real Sociedad no ha sido rival para un FC Barcelona que no tiene límite, que se supera partido a partido.
El Madrid había ganado ante el Zaragoza y soñaba en que el conjunto vasco luchara por la proeza en el Camp Nou. Pero en el minuto 8 el equipo de Guardiola ya ha puesto las cosas en su sitio. Xavi, Messi, Pedro y Villa. Cuatro que podrían jugar solos.
El de Terrassa la deja en corto para la Pulga en la frontal. Pase a dentro del argentino, aparece PR17 en la línea de fondo y el canario la deja atrás para que el Guaje la empuje en el segundo palo.
Otra vez fútbol de salón
Juego rápido, al primer toque. Si a los espectadores ya les costaba seguir al balón, más aún a los de la Real.
Y en este Barça nunca falla Iniesta. Primero apareció a escena con una asistencia a Pedro que no concretó el 17. Pero en el minuto 32 el manchego culminó una acción mágica.
Jugada de Alves que deja para el mago de Fuentealbilla. Tuya y mía con Pedro y disparo seco que entra pegado al primer palo de Bravo. Gol para guardar, gol de estilo, de modelo, de filosofía, gol de Andrés Iniesta.
Con el partido casi cerrado se ha llegado el descanso. Pero Pep Guardiola les debe haber transmitido que sentenciaran cuanto antes porque al empezar la segunda parte Messi ha marcado el tercero tras otra jugada para enmarcar. Triple pared con Alves desde el centro del campo hasta el área pequeña. Y allí la Pulga ha picado con un tiro cruzado lejos del alcance de Bravo.
A partir de aquí, Guardiola ha empezado a mover fichas y a dar minutos. Busquets ha entrado por Mascherano. El argentino ha firmado una notable actuación demostrando que aquí deja de ser el jefe para convertirse en un auténtico trabajador. Xavi ha descansado también en el segundo tiempo, igual que Pedro. En su lugar han entrado Keita y Bojan respectivamente.
Cambio de piezas... y manita
Pero el Barça, a pesar de bajar una velocidad, no ha dejado de probarlo, de divertirse y de divertir a la gente. Especialmente Leo Messi, que nunca se cansa de demostrar que es el mejor. En el 85, cuando más de uno se iba a casa, el 10 ha controlado la pelota a la izquierda del área. Desde allí ha sorteado a toda la defensa, conduciendo el balón en paralelo a la portería de Bravo para rematar cruzado desde la derecha. Golazo.
Y con el cuarto llegó el quinto, obra de Bojan. Contra rápida del Barça, tiro potente del de Linyola que para Bravo. El chaval mismo recoge el rebote para conseguir otra manita en el Camp Nou. Otra más.


  
Sitio de Atletico Ma
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!