domingo, 27 de marzo de 2011

La clasificación mundial que la FIFA da a conocer mes a mes es más que una simple fórmula matemática o la combinación de resultados recientes de partidos. Es una verdadera combinación de criterios y resultados donde se mezcla la regularidad y la obligación de jugar, no solo para subir posiciones, sino para evitar perder lo avanzado.
A primera vista, el ranking se elabora a partir de la fórmula P=ExIxTxC, donde P=puntos, E=puntos por victoria, I=importancia del partido, T=fuerza de los rivales y C=fuerza de la confederación. Sin embargo, la fórmula es nada más la punta del iceberg de un mecanismo que ha sufrido dos modificaciones desde que se instauró, en 1993, y cuya última se echó a andar luego del mundial Alemania 2006.
Al aplicar la fórmula al último juego amistoso disputado por El Salvador (ver ejemplo en recuadro inferior), el triunfo por 1-0 sobre Cuba, la Azul se agenció 359 puntos; pero no significa que a los actuales 373 puntos que tiene la selección cuscatleca se le sumarán 359, porque eso implicaría subir hasta el tercer puesto de la CONCACAF. No. Esas 359 unidades son solo el principio de toda la operación.
¿Por qué? Porque luego de aplicada la fórmula para saber cuántos puntos obtiene un país por ganar un partido, llega la parte complicada, que es la de la aplicación de los promedios, donde entra a jugar el factor de la regularidad.
Esos 359 puntos que El Salvador ganó por derrotar a Cuba se sumarán a los 274 que la Azul ya tenía por su triunfo sobre Haití, y esa cantidad a su vez se agregará a todos los puntos que los dirigidos por José Luis Rugamas hayan ganado en el transcurso del último año, desde abril de 2010 hasta marzo de 2011 (los últimos 12 meses).
En total, la selección ha jugado 11 partidos en el último año. Por tanto, la cantidad de puntos ganada globalmente se dividirá entre esos 11 encuentros, para obtener el promedio de puntación del último año de competencia. Hasta ahí, apenas va la cuarta parte de todo el proceso.

La importancia de la regularidad

Antes de la última revisión del método de elaboración del ranking, la FIFA tomaba en cuenta los resultados de los últimos ocho años. Sin embargo, luego del mundial Alemania 2006, el ente rector del fútbol en el mundo redujo de ocho a cuatro el período de años para elaborar su ranking.
Todo el proceso anteriormente descrito es realizado nuevamente hasta cuatro años atrás, para sacar los promedios anuales. Así, junto al promedio del período de abril de 2010 a marzo de 2011, se busca el promedio de abril de 2009 a marzo de 2010, de abril de 2008 a marzo de 2009 y de abril de 2007 a marzo de 2008.
Empero, a estos últimos tres se les aplicará el principio de devaluación de resultados: mientras más tiempo haya pasado de los partidos, menos valor tendrán en promedio, bajo la lógica de que el resultado de una selección sobre otra no será el mismo luego de cierto tiempo.
El promedio de abril de 2009 a marzo de 2010 (desde hace 12 hasta 24 meses) se multiplicará por 0.5 puntos. El promedio de abril de 2008 a marzo de 2009 (de 24 a 36 meses) se multiplicará por 0.3 puntos. Y, finalmente, el promedio de puntos obtenido de abril de 2007 a marzo de 2008 (de 36 a 48 meses) se multiplicará por 0.2 puntos.
Luego de todas las sumas y multiplicaciones, al final, se tendrán cuatro promedios diferentes, que se sumarán entre sí para dar el nuevo total de puntos de la selección y permitirán conocer su nueva posición en la próxima publicación del ranking de la FIFA.
Ahí es donde nace la importancia de la regularidad, de acumular partidos y conseguir buenos resultados. Un ejemplo: el triunfo que El Salvador obtuvo ante Perú en febrero de 2009 se promedió, hasta febrero de este año, con el período que llegaba hasta enero de 2010, lo que aseguraba una buena cosecha y promedio de puntos al sumarse con todos los juegos de la hexagonal y los amistosos disputados en aquel entonces, ya que estaba dentro del rango de partidos disputados hace 24 meses.
Sin embargo, ahora ese resultado, al haber pasado dos meses más, pasará a promediarse con los puntos obtenidos de abril de 2008 a marzo de 2009, puesto que se ganaron hace 26 meses, lo que hará que disminuya su valor a la hora de multiplicarlo promediándose con otros resultados.
En resumidas cuentas, no solo se trata de ganar un juego, sino de mantener la regularidad que significa triunfar en la mayor cantidad de choques posibles. El ranking se crea a partir del promedio de puntos obtenidos en los últimos 48 meses, de ahí que se vuelve fundamental darle continuidad a lo que se está haciendo en este momento: jugar y ganar a rivales colocados arriba en la clasificación para ganar tantos puntos como sea posible.
Sitio de Atletico Ma
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!