miércoles, 5 de octubre de 2011


Los sueños valen más si se intentan cumplir. Ya realizó varios Agustín "Tin" Ruiz al ser capitán de la Selección de Fútbol Playa, ayudar a clasificarla a tres mundiales y llegar al cuarto puesto en el de Italia. Pero ayer, comenzó uno un poco distinto.
Nunca estudió como sus hermanas. Como muchos salvadoreños, se ha dedicado a tiempo completo a ser padre, esposo, amigo, a trabajar y a llevar el sustento a su hogar, en la isla de la Pirraya.

El jugador de la selección playera de El salvador el Tin Ruiz dice que quiere aprender a leer y a escribir en español y depsues quiere hacer lo mismo con el ingles,el jugador solo puede escribir las iniciales de su nombre que es JAR.El día de ahora el jugador cuscatleco el tin Ruiz Emprenderá otro de sus vuelos, el llegar cada vez más lejos es uno de sus anhelos y el día hoy  comienza sus clases de ingles y español .
Un gran ejemplo para todos lo Salvadoreños .....
Ahí mismo donde sus compañeros de Selección y vecinos Tomás Hernández o Medardo Lobos aprendieron a leer y escribir, ahí, desde ayer, el Tín, el capitán de la Selecta, comienza un nuevo reto.
 Armado de valor y a sabiendas de que nunca es tarde, como le recuerda su maestra Daisy Guzmán, le entró con todo a las vocales. Guzmán le dará clases cuando el director Nahún Gómez no se encuentre, como ayer.
"Estoy muy emocionado. Quiero aprender a leer y escribir, aprovechar ahorita que puedo hacerlo, que estoy teniendo el apoyo de mucha gente para dedicarme a esto", afirmó.
El Tin se convirtió desde ayer en el estudiante que más llama la atención entre los 247 a los que atienden ocho maestros en la isla, en doble turno.
Todos lo conocen. Todos saben de él ahí. Todos lo han visto crecer y los que no, los más chicos, lo vieron triunfar una y mil veces en nombre de la Selección y del país. Por eso, los niños miran curiosos las cámaras, lo saludan, le gritan. Por eso, el periódico mural de la escuelita está repleto de imágenes de la Selección. La más grande, un póster de él.
Toma el lápiz y comienza un partido que sabe que puede ser transcendental no sólo para él. "Espero que muchos más niños se motiven a estudiar, no sólo aquí en la Pirraya. También le dije a Wílber (su compañero en la Selección y quien vive en la isla de enfrente, en Rancho Viejo), creo que va a ir a la escuela también", afirma.
"Vamos a comenzar con las vocales", le dice Guzmán. A lo que Agustín le responde que se las sabe todas y luego las pronuncia. La lección se centra en la letra "O". "Dime palabras que tengan esa letra Agustín". "O", de Oso"...
El pivote y capitán de la Selección asistirá de lunes a viernes al centro escolar, y, según los horarios y disponibilidad de tiempo, podría recibir entre dos a tres horas diarias.
"Hay que empezar de cero", afirma Guzmán. "Pero le veo muy entusiasmado, muy emocionado y sé que aprenderá rápido", agrega.
En el cantón de San Sebastián, al que pertenece esta isla de la Pirraya, hay apenas dos escuelas. La de Ruiz atiende a los hijos de algunas de las 250 familias de la Isla. Muchos no van, muchos, como Agustín, le ayudan a sus familias a salir adelante. "Algunos desertan, pero la mayoría continúa hasta noveno grado. Aunque en febrero y marzo los niños se ausentan porque es la época que más ayudan a sus familias en la pesca". Después de noveno, los que quieren seguir, deben irse a Usulután, explica Ruiz.
Creer es poder. Ya lo demostró Tin y todo el grupo en Italia, y en todos los mundiales a los que asistieron, así como en el día a día van superando cada dificultad, así como cada salvadoreño se levanta para seguir adelante.
Ayer, Agustín comenzó solamente un reto más, uno muy importante y en del que seguro saldrá vencedor
Sitio de Atletico Ma
Categories:
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!