jueves, 28 de febrero de 2013




. Una pobre actitud de los jugadores fue claramente superada por los marcianos, que a los diez minutos se pusieron en ventaja con un golazo de Érick Molina, al aprovechar un mal despeje de la defensa emplumada, que le quedó rebotando a la “Perica” para sacar un disparo de pierna derecha, que se coló en el ángulo izquierdo de la meta de Benji Villalobos.

Tras el gol, hubo poca reacción de parte de los migueleños en ataque. Los marcianos se mantenían ordenado en defensa, contando con la colaboración de los volantes, que se habían retrasado un poco más para cerrar espacio a los jugadores migueleños.

La complicación para Águila terminó creciendo al no contar con oportunidades a gol y encajando la segunda anotación, en el 28’, con un remate del argentino Gonzalo Mazzia, que terminó metiendo en propia portería el defensa Mardoqueo Henríquez.

Dos disparos desviados de Darwin Bonilla y uno cruzado, raso, de Ronald Torres que desvió el portero Diego Cuéllar fueron la poca peligrosidad de que los migueleños pudieron ofrecer, mientras que Marte mantuvo la presión sobre la meta rival, aunque la claridad se fue perdiendo, pero demostraba que estaba más cerca del tercero que Águila del descuento.

Estando dos goles abajo, Víctor Coreas realizó dos sustituciones: hizo ingresar a Yaikel Pérez e Irza Santos, por Soto y Segovia, para ganar más profundidad en ataque. El equipo mostró mejoría, tuvo llegada, pero sin claridad.


La noche , fresca, pintaba para ser especial en el Barraza, pero la poca afición que llegó al estadio migueleño terminó convirtiendo el escenario en un cementerio. El mal momento de los emplumados creció más, ahora con una goleada (1-4) que les propicio el equipo marciano.

Ya Marte jubaba al contragolpe: en el segundo tiempo retrocedió líneas y aguantó atrás, rechazando hacia cualquier parte cada balón.

Con el correr del tiempo, en Águila fue creciendo la desesperación. El equipo se fue arriba y prácticamente solo quedaron abajo Luis Anaya y el portero Benji Villalobos.

Aunque con más ganas que visión de juego, Mardoqueo Henríquez se sacrificaba para que el equipo tuviera oportunidades a gol, siendo el único que recibía la aprobación de la afición, que olvidaba el gol en contra. “El Gato” fue el único que se salvó anoche.

Pero adelantado Águila, Marte tenía espacios. Gilberto Baires, quien había llegado al segundo tiempo, habilitó al argentino Mazzia, quien penetró por derecha y, tras entrar al área, sacó un tiro cruzado para el 0-3.

Para hacer más grande el castigo, Edwin Benítez anotó el cuarto, al 80’, definiendo un balón que tampoco pudo ser rechazado por la defensa emplumada, tras un centro cruzado. Ese gol, y el anterior, fueron aplaudidos por la afición aguilucha, que apenas festejó el gol de la honra que marcó Mardo Henríquez al 89’, de cabeza. 

Solo hubo tiempo para que Ronald Torres perdiera los papeles con una fuerte falta sobre Mazzia, en una expulsión que selló una noche negra para los emplumados.- 
Sitio de Atletico Ma
Categories:
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!