miércoles, 17 de abril de 2013


El equipo bandera la tiene difícil para meterse a semifinales y depende de la combinación de resultados para lograrlo, pero sigue dando la pelea. , aunque tuvo un primer tiempo flojo, se encontró con la magia de Gilberto "Saviolita" Baires para despertar en el complemento, y ahí encontró los goles que lo tienen todavía soñando con un puesto en la fiesta grande.

Mucha juventud

En el equipo de Vïctor Coreas había ausencias importantes, claro, además de las ocurridas por decisión de la directiva, como los brasileños Couto y Dos Santos, y los internacionales Mardoqueo Henríquez e Isidro Gutiérrez.

Ante estas bajas, además de las del cubano Yaikel Pérez (sanción), así como Walter Soto (enfermo) e Irza Santos (lesionado), Coreas tuvo que encarar el partido con jóvenes, tanto en el equipo titular como en los cambios. Y así, Águila nunca inspiró peligro.

El equipo naranja logró mantener el orden toda la primera parte, pero la casa se le vino abajo en el segundo tiempo. Al 46', avisó Mosquera al cabecear de lleno un balón que Villalobos tapó de milagro. Y al 74', el ingresado argentino Mazzia sacó un tremendo derechazo a pase de otro recambio, Saviola, para batir con tiro cruzado a Benji.

Desde ahí, Marte borró del campo a un Águila inoperante, sin colmillo alguno como para regresar al partido. Y al 81', Érick Molina firmó de derecha, viniendo desde atrás, una bonita jugada de laboratorio, para el 2-0 definitivo.

Lo de Águila es un Vía Crucis y solo busca cerrar el torneo con dignidad. Marte sueña, no se rinde y está vivo.



"Los jóvenes no tienen la culpa. Ellos intentaron hacer lo suyo. Pero cuando venís a defenderte los 90 minutos, un solo error te cuesta caro. Ya solo resta cerrar el torneo lo mejor posible". Son palabras de un cabizbajo Luis Anaya, zaguero de Águila, quien como uno de los experimentados del equipo, fue de los pocos que dio la cara ayer, tras la derrota por 2-0 ante Atlético Marte.

Se trató de la novena derrota de un Águila que ya no se juega nada en el Clausura, eliminado en el camino a semifinales y sin problemas en cuanto al descenso. Sin alma, desangelado, como sin espíritu en el cuerpo, el equipo migueleño paseó su tristeza en el Cuscatlán y terminó cayendo ante un Marte que sí le siente sabor a los tres puntos.

Sitio de Atletico Ma
Categories:
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!