lunes, 23 de diciembre de 2013



Todo comenzó en su querido San Jorge, San Miguel, ahí, en el C.D. Los Andes, en la Segunda División, Salomón Quintanilla empezó a mostrar los destellos de buen fútbol que lo llevarían a uno de los grandes clubes del fútbol salvadoreño en la década de los 80. Aquel Atlético Marte de Armando Contreras Palma que se cansó de levantar coronas, una de ellas, la de la temporada 1981-82 le tocó levantarla al “Seco” Quintanilla.


Tenía apenas 16 años cuando debutó con el equipo de su pueblo. Su corta edad no le impidió que conquistara el campeonato de goleo de la Segunda División el mismo año de su bautizo como futbolista profesional, y buscará otros derroteros en equipos más grandes. Probó en Dragón, pero no lo aceptaron porque era “muy flaco”.


“Con Salvador Coreas fuimos a probar a Dragón, pero no nos quisieron porque dijeron que éramos muy jóvenes y muy flacos, y como éramos de pueblo. A los de pueblo les costaba entrar a la Primera en ese entonces”, recordó.


No desistió y siguió consiguiendo goles en Los Andes hasta que don Mario Chacón se fijó en él y lo llamó a la reserva de Santiagueño. Aunque lo inscribieron en el equipo mayor, tenía edad para la reserva (19 años) y se quedó ahí. Peleó una final de esa categoría con el Atlético Marte de Contreras Palma y la perdió, pero ganó la oportunidad de que lo viera quien sería su futuro técnico en la Mayor.


Sin embargo, curiosamente, su llave para llegar a Atlético Marte sería su vocación como profesor de educación física. Se hizo los exámenes de rigor para su ingreso a la escuela de educación física y ahí se encontró con el técnico, quien era el director.

Salomón Quintanilla es promotor deportivo del Indes en San Miguel. Foto EDH | Lissette Monterrosa.


“Me reconoció y me dijo ‘si jugás conmigo quedás en la escuela de educación física”, aceptó con una sonrisa dibujada en su rostro.


Accedió para compartir camerino con jugadores de la talla de “Tolín” Infantozzi, Danilo Blanco, Salomón Campos Mezquita, Marcial Turcios, “Tuco” Alfaro, entre otros
.


Aunque no jugó la final contra Independiente porque, según dijo, Contreras Palma les advirtió que esos juegos eran para jugadores con experiencia, su lugar se lo dejó a Infantozzi, quien hizo los dos goles del triunfo para coronarse campeones.


Volvió a Oriente


Siguió en Marte dos años más hasta que culminó sus estudios y decidió regresar a su querido oriente. Águila se quiso hacer con sus servicios, pero los bombarderos se negaron a prestarlo y pidieron por él 25 mil colones, los que los aguiluchos no quisieron pagar, dejándole la “espinita” clavada a Quintanilla por no haber vestido de negronaranja.


Recaló en Luis Ángel Firpo ya cuando trabajaba como profesor de educación física en la escuela Hugo Lindo, del 84 al 87. Con los pamperos clasificó a la cuadrangular final los tres años, uno de ellos gracias a un gol de chilena al Alianza, ya cuando el partido finalizaba.



Volvió a San Miguel a ayudarle al Dragón a ascender a la Primera en 1989, año en el que se retiró para dedicarle tiempo a su familia.


Pero Salomón Quintanilla no sólo ha dejado huella en el fútbol. También posee el récord (aún vigente) de haber bajado los 11 segundos en los 100 metros planos. Además de los campeonatos en 200 metros y 100 metros vallas, algo que, dice, desconocía pero gracias al profesor Napoleón Vides lo descubrió en la Escuela Superior de Educación Física.

¿QUÉ HACE?


A Salomón Quintanilla se le nota el cariño que le tiene al departamento de San Miguel, así como el enorme amor a su familia. Por eso regresó a la ciudad después de graduado a hacer vida con su eterna compañera de estudios y de amores María Guadalupe Cañas. Con ella procreó tres excelentes hijos, de los que el varón ya lo hizo abuelo... Y un abuelo orgulloso.


Aunque pasó 11 meses fuera del país por amenazas vivió en Canadá de mayo 2008 a abril 2009, decidió regresar a su querido San Miguel para dedicarse a lo que más lo apasiona.


Por su profesión como profesor de educación física el Indes lo contrató, en mayo, como promotor de deportes comunitarios en San Miguel. Organiza campeonatos de fútbol, ciclismo, baloncesto, etc., deportes que, dice, también domina. El contrato se le termina este mes, pero espera seguir colaborando con la comunidad.


También incursionó en el periodismo deportivo en los diferentes medios de comunicación migueleños. Actualmente conduce el programa “Tiro de esquina, aún con olor a grama” que transmite radio Chaparrastique, los domingos de 6:00 a 8:00 p.m.
Sitio de Atletico Ma
Categories:
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!