lunes, 3 de noviembre de 2014

Metida de pata del árbitro Élmer Arturo Bonilla, al sancionar un penalti que nunca existió a favor del Alianza para que el cuadro albo se pusiera en ventaja 1-0 tras el cobro impecable de Rodolfo Zelaya.


Y vamos a hacer a un lado ese detalle ingrato para destacar la propuesta ofensiva que regalaron marcianos y paquidermos en un primer tiempo de ida y vuelta, de buenas ideas en ataque con algunas opciones que debieron terminar en la red, como la jugada que protagonizó Jesús Toscanini sobre el minuto 7, llegando por la derecha del frente ofensivo y metiendo el remate cruzado que Danny Torres no alcanzó a conectar para ponerla dentro de la red que defendía Javier Gómez.

O esa otra a cargo del delantero marciano Carlos Parra sobre el minuto 9, superando el cierre defensivo paquidermo y sacando el remate que el arquero Óscar Arroyo logró tapar a una mano.

Justamente esta propuesta en ataque que ambos equipos realizaron es lo que compensó todo lo molesto y errático que pudo pasar en cuestiones arbitrales, y acaso sea lo que gratificó a la gente que se hizo presente en el estadio Cuscatlán, porque el partido lució abierto para cualquiera de los dos, con buen manejo de pelota y una disposición muy aceptable.

Al margen de la buena labor defensiva que ambos realizaron, hay que destacar la capacidad de sus volantes para juntarse y procurar salida constante. Por ello fue un encuentro de ida y vuelta con buen ritmo.

Como decíamos, antes de que llegara el penalti convertido por Rodolfo Zelaya, y que puso al Alianza 1-0 adelante, las opciones de gol habían aparecido con muy buenas intenciones. Y tras el gol albo, el Atlético Marte dinamizó aún más su potencial en ataque y pasó a ser mejor en la ofensiva. 

Por ello pudo conseguir el gol del empate sobre los 34 minutos, y tras una magnífica jugada de Marcelo Rojas. Ese empate de 1-1 el Atlético Marte se lo merecía con toda justicia, pues sus hombres habían trabajado para conseguirlo inmediatamente después de los 18 minutos, cuando el Alianza se puso a ganar con un penalti que no debió haber sido cobrado.

Por ello fue agradable que se fueran al descanso con un empate merecido, y porque ese 1-1 anunciaba mucho sobre lo que pudiera pasar en el segundo tiempo. 

Y así fue. A pesar de que el técnico albo, Ramiro Cepeda, se vio obligado a sustituir a Fito Zelaya por lesión, y fue relevado por Maikon Orellana para iniciar el segundo tiempo, el Alianza no perdió el fuelle ofensivo que había desplegado en el primer tiempo. De manera que por algún lapso de tiempo desbalanceó el partido a su favor y se lo vio con muchas posibilidades de ganar el encuentro.

Sobre todo cuando el técnico marciano, Guillermo Rivera, se deshizo de los colombianos Carlos Parra y Marcelo Rojas sobre el minuto 57, cuando los reemplazó por Manuel Otero y por Eduardo Merino, respectivamente, y el cuadro azul perdió bastante dinámica en su salida al ataque.

De ahí que el Alianza encontró más fácil el camino al gol del triunfo, y lo tuvo sobre el minuto 68, cuando Christian Yeladián finalizó una magnífica jugada ofensiva y puso arriba al cuadro albo 2-1, con la posibilidad de aumentar esas cifras luego de haber reforzado su línea de ataque con el ingreso del delantero David Díaz a cambio del volante Érick Molina.

Y la verdad es que el cuadro paquidermo desplegó muy buenas intenciones de aumentar el marcador, pero inexplicablemente no pudo sostener la presión sobre el arco marciano, y entonces fue el Atlético Marte el que dispuso de mejor salida el ataque sobre el arco rival.

Fue cuando el partido volvió a tener un nivel aceptable y llamar la atención de los presentes, porque el Marte recuperaba la pelota, se armaba bastante bien del medio campo hacia arriba y amenazaba. El Alianza, mientras tanto, se defendía bien y con la pelota abría espacios muy buenos de maniobra ofensiva.

Así se jugó el partido en los últimos 15 minutos, con el gol de cualquiera de los dos vibrando en el ambiente, y sobre todo porque pareció que el Alianza había logrado superar la amenaza marciana por el empate y parecía encaminarse al triunfo que lo colara entre los cuatro primeros.

Pero no se pudo porque el técnico marciano, Guillermo Rivera, se decidió por reforzar su ataque con el ingreso de Cristopher Ramírez en reemplazo de William Canales y esa decisión fue estupenda, porque justamente fue “el Colorado” Ramírez el que marcó el gol del empate marciano sobre los 85 minutos.

Tras el empate 2-2 el Alianza buscó su tercer gol en una notoria propuesta ofensiva, pero ya no pudo alcanzar su objetivo. Por otro lado, en un partido nivelado, el empate en el marcador fue lo mejor que pudo pasar, porque fue lo justo.
Sitio de Atletico Ma
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!