martes, 16 de diciembre de 2014






Era el año de 1985, El Salvador vivía una época oscura que a nadie le gusta recordar, pero de cual, tenemos mucho que aprender.
Cada vez que el deber me lo permitía, disfrutaba de asistir al estadio para ver jugar al Atlético Marte.
Aquel fue el único partido que se ha disputado en el día de Navidad. Ese 25 de diciembre Marte y Alianza jugaron una final épica. Hubo necesidad de irse a extra tiempo, baje al campo para hablar con algunos de los jugadores, recuerdo sus rostros cansados, algunos ya eran mas corazón que piernas, pero mientras estrechaba sus manos,podía sentir su convicción y deseo de triunfar.
"Vamos a ganar mi coronel,no es una promesa es una decisión".
Esas fueron las palabras de uno de aquellos legendarios jugadores.
Así fue, esa Navidad del 85, Marte se alzó con la octava corona.


Gral. Mauricio Ernesto Vargas



Seguidores de otros equipos traen a la memoria recuerdos negativos, como que este conjunto era administrado por militares, un sector que durante varias décadas fue privilegiado en el país pues El Salvador vivió una tormentosa dictadura militar desde 1932 hasta que en 1979 una Junta Revolucionaria terminó con ese período.

En la década de los ochentas, en plena guerra civil, los militares gozaron de un buen sustento económico, financiado principalmente por los Estados Unidos y grupos pudientes salvadoreños, quienes buscaban aniquilar con la entonces guerrilla izquierdista del FMLN. 

El rostro más conocido en esa época en la directiva del Atlético Marte era el general Mauricio “Chato” Vargas.

Cuentan algunas leyendas urbanas que algunos oficiales castrenses visitaban a los árbitros en los camerinos para hacer presión y buscar que las decisiones del juez se inclinaran a favor del Atlético Marte, sus seguidores rechazan estos argumentos y se escudan en una frase sencilla: “el equipo es y era vergón”.

Otra leyenda urbana cuenta que sus plantillas eran patrocinadas por el ejercito nacional a quienes les hacia un descuento un poco voluntario de "5 pesos palmarte".

Irónicamente las circunstancias lo ponen en evidencia, de su pasado militar  con algunos calificativos del equipo que  refuerzan estas teorías, como los “carabineros” y “bombarderos” motes que le impuso el locutor Miguelito Álvarez, un reconocido narrador de lucha libre.

<bgsound src="TheRollingStones_PaintItBlack.mp3"></bgsound>
Sitio de Atletico Ma
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!