lunes, 19 de enero de 2015

PURAS REMINICENCIAS ( Manuel Cañadas )
Este reportaje fue escrito por nuestro director Rafael Cerna para un 19 de enero de 1999, habían pasado 28 años de aquel partido que nos marcó a varios de los que estuvimos ese día en el Estadio Revolución de Panamá, hoy Rommel Fernández.


Fue algo que sucedió en la capital panameña un día como este pero en 1971; Atlético Marte se enfrentaba al Santos de Pelé en lo que se anunciaba como "El Partido del Año".
 Por entonces el equipo brasileño era una constelación de estrellas de primera magnitud, las cuales giraban en torno al mejor futbolista de todos los tiempos, el mítico Pelé que esa noche recibió la condecoración "La Gran Cruz de Francia" que le entregó el General Omar Torrijos. 


César Luis Menotti en la película de Lionel Messi hace la advertencia, "para sacar al mejor de la historia hay que dejar de lado a Pelé: él es de otro planeta, los otros son enormes pero el Negro es otra cosa". 



Bajo el mando de don Hernán Carrasco, los marcianos nos habíamos preparado intensamente, soñabamos con el momento de estar frente a esos ases mundiales y al llegar a Panamá, nos dimos cuenta que había gran ansiedad por verlos en acción. 



De más está decir que desde tempranas horas el estadio lució abarrotado, los aficionados deliraban esperando aquellas destrezas y cuando el equipo entró a la cancha cundió el éxtasis. 

Por supuesto que el centro de las miradas fue el Rey y la multitud respondió con enorme resonancia a su presencia.
 Nosotros también recibimos nuestros aplausos pero sentíamos como que era con cierta lástima, por lo que estabamos a punto de sufrir.
 A los 17 minutos ya perdíamos con gol de Picolé, mientras Pelé dirigía magistralmente a su orquesta, consiguiendo con cada regate cerradas ovaciones.
 Después de todo era un fiesta de su exclusividad. Desde la banca miraba asombrado aquel derroche de deleite y perfección, cuando don Hernán se dirigió a mi exclamando "¡Cañadas, caliente, entre por Condomí que se tironeó!, su labor será anticipar a Pelé, que no reciba la pelota". 


Apenas iban 19 minutos. Nomás entré y el Rey se dio cuenta de que su nueva pareja de baile llegaba con muchos bríos. 



Comencé a seguirlo por todos lados, a tratar de anticiparlo y todo el equipo redobló esfuerzos, empeñándonos en conseguir un resultado decoroso. 



Recuerdo como si fuera ayer a Raúl Magaña volando de palo a palo, a Ernesto Aparicio corriendo por las bandas, al capitán Villalta dirgiendo al equipo dentro de la cancha, a Baello y Tiorra Castro saltando ante las embestidas aéreas de los brasileños, en fin que todos nos sublimamos porque si Pelé me superaba, aparecía un montón de piernas en el relevo.



 Cuando recuerdo aquello, aún me parece escuchar sus jadeos, las frases de aliento entre ellos y los improperios del Rey en mi contra. los cuales aumentaron cuando el enorme Elenilson Franco consiguió el empate y en un acto irreverente estuvimos a punto de ganar el partido. 

Desde aquella fecha ha llovido tanto en mi patio, los años se acumularon y nos han pasado factura, varios de mis compañeros ya no están y cada una de sus despedidas, han sido dolorosas; pero el recuerdo de aquel partido es un tesoro que tengo bien guardado. 


Rafa, sigue siendo mi jefe y un amigo entrañable al que apreciarlo más me sería imposible, pero hay otros dos personajes a los que también atesoro como amigos que me lo recuerdan cuando me ven, ellos son Noel Minero un quezalteco de lujo y Chambita Garcia Deming, quien tanto ha

peleado por la reivindicación del futbolista y por eso lo nombré El Abogado del Diablo.


Y hoy que viene la fecha me he permitido la licencia de revivirlo, darles gusto, pues sé que cuando me recuerdan aquel suceso, lo hacen para gratificarme, porque saben perfectamente que aquello noche existió y que vive plenamente en el recuerdo del entusiasta futbolista que alguna vez fui yo.
Sitio de Atletico Ma
Categories: ,
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!