lunes, 16 de marzo de 2015




Ya antes le había quitado el invicto a Santa Tecla, ahora le propina a Águila su segunda derrota consecutiva (2-0), misma que se produce en el estadio Cuscatlán. Ahora, para la afición emplumada, el equipo no convence.

Y eso que su técnico, Julio Dely Valdés cambió su esquema, al realizar un planteamiento muy defensivo con la incorporación desde un principio de Miguel Camargo y Williams Reyes, para jugar 4-4-2, sin volante de marca.

Mientras los marcianos, con obligación y urgencia de ganar para recortar distancia con Pasaquina, en el tema del descenso; también manejaron una propuesta de ataque, con tres delanteros, pero también poblando mucho la zona defensiva, hasta con seis jugadores aplicado a esa línea.

El encuentro tuvo muy buena dinámica, con jugadas en profundidad donde prevaleció el juego sin balón, aunque colectivamente se vio mejor el equipo “bombardero”, siendo el primero en generar peligro, con los desbordes realizados por Edwin Sánchez y Otero.

De manera muy intensa vivía el partido el técnico de Marte, Daniel Fernández, al borde de su área, en el banquillo, aprobando, dos tiros a portería de Edwin Sanchez; o reprobando las acciones, malos pases; de sus dirigidos. De igual forma algunas decisiones arbitrales, donde se les cortó el juego al sancionarles algunas posiciones adelantas del “Rapado” Ayala, quien aparentemente estaba habilitado.

Más sereno estaba el panameño Dely Valdés, a pesar de que su equipo no se encontraba en la cancha, con una sola acción de peligro después de un tiro de esquina que Williams Reyes mandó desviado de cabeza (13’) y que entre los minutos 15 y 20 no pasó de su media cancha, donde Marte, con disparos de media distancia de Sánchez y Ayala.

Además de algunas complicaciones del portero Benji Villalobos, quien no estuvo fino con los despejes y uno por poco le costó caro, cuando se tardó en hacerlo, dejando que Otero lo presionara, rebotando en el marciano la pelota, que por suerte le quedó cerca al meta para quedarse en una segunda instancia.

La respuesta de Águila volvió a aparecer hasta el 26’, con los desbordes de Óscar Cerén por la izquierda, de donde salió un centro, siendo lo mejor del primer tiempo, que Nicolás Muñoz conectó de cabeza, muy exigido para darle dirección y mandarla sobre la portería.

Águila pasaba los mejores momentos de este partido, con una serie de aproximaciones, aunque sin claridad de gol, mientras su afición se encontraba dividida aprobando con aplausos la forma de juego, mientras otro grupo abucheaba, recriminaba a los jugadores y exigían cambios al técnico.

Esto último se generó obligadamente por la lesión de Eder Arias, después de chocar con Nestor Asprilla, que lo hizo resentirse de la rodilla. Llegó por él, Fredy Espinoza, para terminar manteniendo la idea de juego.

El sello marciano

El segundo tiempo tuvo mayor dinámica, producto de que ambos equipos adelantaron líneas, se abrieron, en busca de conseguir los tres puntos y no del empate.

El partido se volvió de ida y vuelta, con buenas oportunidades para ambos equipos, siendo los emplumados en llegar con peligro con otra descolgada de Óscar Cerén, por derecha, donde entro hasta el área y pasó a Marlon Trejo, quien entró de frente, y le pegó raso, afuera.

Después llegó el turno para los marcianos el cual se volvió letal con las centralizaciones, después de que se habían perdido dos frente al arco: Manuel Otero y NestorAsprilla, quienes la mandaron desviados.

Hasta que llegó, al 64’, un tiro de esquina cobrado por la derecha, al que llegó el defensor Mario Martínez, por el centro y sin marca, para definir de cabeza y generar una explosión de esperanza, entre los pocos seguidores marcianos, quienes muchos elevaron sus manos al cielo.

Casi de una manera automática, tras el gol, los marcianos retrasaron líneas, para resguardar el resultado, quedándose al contragolpe y permitiendo que Águila se fuera encima, haciendo una constancia de llegadas a la portería rival que no pudieron definir.

Al no poder convertir, en los emplumados fue creciendo la desesperación de sus jugadores con varias desatenciones y de su afición, quienes sus gritos fueron cada vez más intensos hacia el plantel y cuerpo técnico.

La victoria la terminó sentenciando el “Inter” Sánchez, al 81’, con un remate cruzado, desde fuera del área, imposible de llegar en la estirada Benji Villalobos, que quedó en piso vencido, reflejando la forma en la que quedo Águila en este estadio.

Junto con este gol, la afición de los migueleños fue abandonado el estadio, cabizbajos, tristes y desilucionados. Mientras en el fondo, los marcianos celebraban y mantienen los cuatro puntos de distancia con los burros.
Sitio de Atletico Ma
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!