lunes, 27 de abril de 2015

Una vez finalizado el encuentro ante Santa Tecla, sensaciones encontradas se respiraban en el ambiente del Atlético Marte. Si bien es cierto, la victoria era motivo de euforia por la situación carabinera, aún se encuentran un punto por debajo de Pasaquina, dependiendo de una victoria y un milagro en la última jornada. 

Sin embargo, el trámite del encuentro es totalmente rescatable para los capitalinos, que bien pudieron haber descendido ayer dada la combinación de marcadores.

El portero Javier Gómez opinó que el resultado "fue más huevos que otra cosa, hoy sí se pusieron huevos en la cancha. Nos cuesta arrancar los primeros tiempos porque entramos muy fríos, es lógico por tener la presión del descenso atrás. Pero fue un resultado que si digo importante es poco porque nos separan un para un par de puntos de Pasaquina y estamos para salvar la categoría".

El goleador

Por su parte, el delantero Léster Blanco, autor de los dos goles bombarderos, analizó la situación de su equipo a la luz del panorama que se viene en la última fecha. 

"Lastimosamente no pudimos hacer las cosas bien anteriormente y ahora nos toca estar dependiendo de otros. Ahora, con el mismos corazón pidiéndole a Dios para conseguir el resultado y después Dios va a ver", lamenta el jugador marciano.

Entonces, ¿cómo afrontar el último partido de la fase regular, en casa y ante Dragón?

"Buena pregunta porque seguimos complicados. Lo primero es pensar en nosotros, ganamos y las cosas pueden suceder como puedan darse. Lastimosamente en la última fecha... el partido de la próxima semana se va a pensar en positivo", indicó Blanco.

A esto también añadió el técnico uruguayo del Marte Daniel Fernández tras el juego: "El que tenga el destino marcado es el que va a fracasar y el otro va  a seguir".



Se sacuden la presión, batean los cuestionamientos y se plantan con mayor optimismo de cara a la última fecha. Hacen lo más difícil y remontan un partido que pudieron haber perdido minutos atrás. Tanto Mark Léster Blanco como Atlético Marte pintan otra cara luego de la victoria por 1-2 ante Santa Tecla.

Marte necesitaba respirar con un triunfo, sobre todo porque competía con un Pasaquina que le iba quitando el aire y el tiempo con cada acción desde la zona oriental.

A su vez, los tecleños siguen en un bache de resultados que no lea permiten clasificar cómodamete desde hace semanas. Tan solo una victoria en los últimos cinco partidos, para obligarlos a definir en la última jornada de visita en Metapán.

Los verdinegros, siempre con la iniciativa, trataron de manejar el partido a fuerza de posesión de posesión. De hecho, no le tomó mucho tiempo a los locales conseguir la apertura del marcador.

Fue un contragolpe pausado pero letal al minuto 13. William Maldonado condujo el balón tras un primer ataque frustrado de los carabineros, acarreando hasta tres cuartos de cancha abriendo campo por derecha para Ricardinho. El brasilero recibió, avanzó un par de metros y disparó cruzado al segundo palo, donde lo alcanzó la estirada del guardameta Javier Gómez.

En los minutos posteriores, los locales pudieron liquidar el primer tiempo de manera similar, con jugadas de vértigo yendo de media canha hacia adelante. Pero las ansias por llegar al área hacia que todos los centrocampistas se juntaran en la media cancha, cerrándose ellos mismos los espacios. Estos le valió al menos um llamado de atención de su técnico, Osvaldo Escudero.

A ese momento, Marte no podía construir bien sus oportunidades. Cuando trataba de avanzar por derecha, con los desbordes de Adorni, Barahona y De Brito se encargaron de frenarlo. Y cuando el argentino conseguía centrar, el único delantero en punta, Léster Blanco, no llegaba al balonazo por ser este muy desviado.

Sobre minuto 32, Santa Tecla volvió a acercarse. Encarando por izquierda, Ricardinho sirvió un taco de lujo para Marlon Cornejo, este tomó línea de fondo y puso centro retrasado a Maldonado, quien fue anticipado por el zaguero marciano Mario Martínez. En el reenganche de la jugada, Marlon Cornejo mandó a volar la pelota cuando había sido habilitado por Diego Chavarría.

Tras el pitazo del descanso ingresó Martín García en lugar de Adorni. Comenzaba el técnico Daniel Fernández a poblar la punta de ataque, apostando más por el juego aéreo y de remate, desestimando el desborde del volante argentino.

Minutos más adelante, Ricardinho recibió otro servicio por izquierda de Cornejo. En la recepción llegó a tiempo, aunque estorbado por el central Asprilla y acabó en un remate flojo del delantero carioca, aunque invalidada por supuesto fuera de juego.

Al minuto 52, se anunciaba en la radio el primer gol de Pasaquina, esa noticia letal que dejaba a Marte en zona de descenso de forma definitiva. Tan solo segundos después, el colombiano García quedaba solo con la pelota frente al portero Carrillo, pero inhabilitado por fuera de lugar.

Tres minutos más tarde, llegó la respuesta que pocos esperaban de parte del Marte. Un desborde por derecha de Edwin "el Inter" Sánchez le permitió habilitar con un pase certero a su compañero Léster Blanco, que con pierna estirada llegó para desviar en centro justo dentro de la red y celebrar el empate 1-1. Todos celebraron menos el mismo Blanco, quien tomó la pelota para llevarla a la tómbola central para continuar con el juego.

El rostro de los directivos y aficionsdos marcianos presentes cambió de un momento a otro con el gol, aunque aún faltaba partido y Santa Tecla seguía insistiendo. Al 66' hubo nueva contra de los periquitos. Condujo Ricardinho desde media cancha y abrió para Herrera, quien solo dio un toque al balón para controlar. Enfiló hata el arco y disparó un balonazo que acabó besando el travesaño.

Una acción similar repitió Herrera un minuto después, pero esta vez gestada por Maldonado. Nuevamente, el esférico pegaba en el poste y sacaba de sus casillas a los tecleños por no poder concretar el 2-0 que bien pudiera ser lapidario.

El duelo se tornó de ida y vuelta, digno de una final donde los dos equipos se dejan el pellejo en la cancha. Contragolpes de Marte que no eran aprovechados por la dupla delantera, Blanco y García, eran los errores de los que se lucraba Santa Tecla para volcarse al frente. Como dos boxeadores que se atacaban tras cada puñetazo.

Era minuto 75 y la radio anunciaba otro gol de Pasaquina. En ese judto momento, la pelota rozaba la cabeza de Irvin Herrera, en una ocasión que, de ser gol, volvía a poner a los marcianos en zona de descenso cabezazo.

Sobre minuto 80, Marte no era mejor, pero sí más insistente que Santa Tecla. Jugando por los costados encontró la llave, pues por derecha llegó Henry Escobar para librarse de la marca de Juan Barahona y lanzar un centro a punto penal, justo donde estaba en solitario Léster Blanco para elevarse y clavar su segundo tanto de la tarde a costa de un Derby Carrillo vencido en el suelo tras una estirada inútil.


El estira y encoge, el dia y vuelta mortal, lo terminó ganando Marte, que aparentemente tras el gol dejó liquidado el partido. No arriesgó más nada, inteligentemente por el resultado. Resguardo en doble línea de cuatro el marcador y le escondió la llave a un Santa Tecla que nuevamente falló en casa para salirse con la suya.




Sitio de Atletico Ma
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!