jueves, 13 de agosto de 2015

El Atlético Marte tropezó por primera vez en el campeonato, al perder el invicto frente al Juventud Independiente con cartones de 0-1 en el marco de la tercera fecha del torneo Apertura 2015. El juvenil Manuel Barahona le dio el primer triunfo al cuadro arqueológico.

El Atlético Marte ingresó al césped del estadio Cuscatlán bajo la convicción de sumar su tercer triunfo consecutivo en el campeonato y seguir comandando el Apertura 2015 de la Primera División. Por su parte, el Juventud Independiente arrancó el partido con mucha precaución para no ser sorprendido por una escuadra bombardera sedienta de goles.


Los marcianos encontraron muy rápido la fórmula para adueñarse del balón. Erick Molina y Edwin Sánchez se convirtieron en los arquitectos de la dinámica de juego bandera. Molina apretaba las tuercas en la tómbola central y Sánchez, por su parte, era el encargado de marcar los tiempos.

El Marte inició a todo vapor, pero la primera jugada de peligro la generó el cuadro visitante. A los 10', José Alvarado aprovechó un centro en el que ingresó en soledad al área chica y sacó un certero cabezazo. Pero, en el fondo, Dennis Salinas contuvo el disparo.

Cuatro minutos después, el Juventud Independiente quebró las quinielas y contra todo pronóstico se colocó al frente del marcador. El juvenil Manuel Barahona aprovechó una desatención marciana, para quedar frente a Salinas y fusilarlo a media altura y enviar el balón al fondo para el 0-1.

El gol desestabilizó a los marcianos. A los 19', la zaga azul y blanco dejó suelto un balón en los linderos del área, lo recogió de nuevo José Alvarado y sacó un zapatazo que pasó saludando el poste derecho del pórtico defendido por Salinas.

Luego del gol de Barahona, el Juventud Independiente se mostró más seguro e hizo presión en la parcela defendida por el Atlético Marte. De esta manera, los marcianos tuvieron problemas para limpiar la última línea y oxigenar al equipo. Así, la escuadra capitalina se desdibujó en el campo y a los 30', Salinas se colocó el traje de héroe al quitar un disparo a quemarropa y evitar que los arqueológicos aumentaran el marcador.

Al perder criterio para trasladar el balón, los del Marte apelaron a los trazos largos, pero más que generar peligro, lo único que lograron fue hacerle más fácil el trabajo a la zaga arqueológica para repeler el ataque del rival. Sobre los 38', José Amaya pudo sortear el muro defensivo opicano, comandado por Nixon Mena, este ganó línea de fondo, pero su centro fue controlado por los marcadores centrales, quienes sin dudarlos dos veces sacaron el balón de la caja chica.

Cuando todo apuntaba a que el Juventud se iría al descanso sin pasar ningún apuro, Mark Léster Blanco, al 41', entró en escena y, sin marca, cabeceó un balón en solitario, pero para pesar del local, el balón se fue por línea de fondo.

En la parte de complemento, el Marte no anduvo con medias tintas y contraminó contra las cuerdas al Juventud Independiente. Sin embargo, la puntería le falló y minuto tras minuto se diluyó su acoso al no aprovechar su mejor disposición en la cancha

El Atlético Marte buscó de todas formas el empate, pero el tiempo fue su peor enemigo. Al 90', el ariete cafetero Jefferson Viveros dejó ir un mano contra mano con Dennis Salinas para sentenciar el partido y su equipo casi lo paga, puesto que dos minutos después, Erick Molina ejecutó un tiro libre y chocó el balón en el travesaño.
Sitio de Atletico Ma
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!