jueves, 24 de septiembre de 2015


“Primitivo” Maradiaga dice que fue injusto que en Honduras le gritaran “vendido” porque no clasificó a la Selección Nacional a Japón y Corea 2002.



San Pedro Sula, Honduras.

Una revancha más. ¿Será la quinta la vencida? Esa pregunta parecía hacerse el técnico hondureño Ramón “Primitivo” Maradiaga cuando con una maleta llena de sueños viajó este martes a El Salvador para hacerse cargo de la selección nacional de fútbol de ese país con miras al Mundial de Rusia 2018.

No era el "Primi" serio de siempre, regaló sonrisas, autógrafos y aceptó tomarse fotos con varios aficionados en el aeropuerto Ramón Villeda Morales de San Pedro Sula.

Maradiaga quien fue presentado este miércoles, viajó muy optimista, seguro de que los cuatro intentos frustrados de clasificar a un Mundial con Honduras y Guatemala los puede olvidar haciendo la hazaña con la selección cuscatleca; esa es su ilusión, su objetivo.

El técnico catracho comenzó a pelear por El Salvador fuera de la cancha al opinar sobre el Grupo A que además forman Canadá, México y Honduras: 

“Es posible que nos vean como la cenicienta, pero los partidos hay que jugarlos”. 



Un nuevo desafío, ¿imagino que feliz?

Totalmente, estamos satisfechos. Dios me abre una nueva puerta, una nueva posibilidad en un país hermano. Vamos con las intenciones de hacer un gran trabajo.

Usted ha dicho que es un hombre de retos, ¿cómo lo va a enfrentar?

Confiando en el trabajo y los jugadores que voy a tener a mi cargo.

Ha hecho varios intentos para ir al Mundial y ha estado tan cerca, lo tocó y se le fue... ¿Esta vez será la vencida?

Tenemos la consigna de clasificar a un Copa del Mundo, El Salvador no lo hace desde el 82. Quiero sentirme orgulloso de que un cuerpo técnico hondureño sea el que lleve a este país nuevamente a un Mundial. Dirigentes, entrenadores, medios nos tenemos que hacer un solo nudo para poder batallar y hacer las cosas de la mejor manera.

¿Qué ha pedido a los dirigentes salvadoreños y qué ha pedido como técnico?

Mire, pedir lo que está más que obvio: clasificar a la hexagonal. No voy a ir por pasar el rato, quiero alcanzar el objetivo de estar en una Copa del Mundo como entrenador.

¿Causa expectativa este grupo por los entrenadores de caché? Ramón Maradiaga, Jorge Luis Pinto, Benito Floro, Tuca Ferreti (no confirmado)...

Podemos decir que estamos en esa élite de cierto técnicos de selección. Vamos a instruir, a trabajar dentro de la capacidad que tenemos. No estoy pensando en que el otro banquillo estará Pinto, Floro o Tuca, quiero que mis jugadores se sientan cómodos.

¿Cómo se imagina la presentación en El Salvador de Ramón Maradiaga?

Con mucha expectativa, algunos a favor y otros en contra, de eso no tengo la menor duda. Voy con toda la alegría, si se me ha buscado es por algo.

Para usted es normal que unos estén a favor y otros en contra, ya le ha tocado vivir esto...

No es lo ideal, pero bueno. Yo deduzco, porque es lo que se ha comentado por lo que sucedió con el entrenador Jorge Rodríguez, esto es de país, no tienen que apoyar a Ramón Maradiaga, sino a la Selección.

¿Le sorprendió que lo llamaron?

Sí, pensé que Jorge Rodríguez iba a seguir porque había alcanzado la clasificación a la cuadrangular. Cuando me llamaron les dije que no tenía problema, había anuencia de parte del Vida para poder ofrecer mis servicios. No voy a esconder que estaba sorprendido.

¿Se siente en deuda con El Salvador por darle la Selección Nacional?

En deuda no, sí con compromiso. Quiero devolver con trabajo y todo lo que sé. En base a que los jugadores puedan hacer, dependerá de lo que nosotros logremos. Vamos a buscar salir adelante, viendo el grupo de la Copa Oro, me da las posibilidades de hacer algo importante.

¿Cómo va a jugar El Salvador? ¿Va a cambiarles el estilo?

No, no, no... Hay que respetar una identidad, no será posible ponerlos a chocar. Ellos tienen buen manejo de la pelota y vamos a buscar agregarle a esa técnica individual y colectiva lo que se precisa parra ganar los partidos.

primi viaja0.1(800x600)
Gilberto Yearwood y Ramón Maradiaga con la Bandera de El Salvador, la que defenderán de ahora en adelante.
"CONTRA MÉXICO HAREMOS UN FÚTBOL QUE LOS COMPLIQUE"

Vaya desafío en el primer partido: México.

En algún momento teníamos que encontrarlo, yo no soy de los que anda viendo si el calendario me favorece o no me favorece. México lo íbamos a encontrar de local o de visita, nunca ando justificando. No voy a poner de pretexto el tiempo, tuvieron un año con Roca y otro proceso más corto con Jorge, más la experiencia de los jugadores. El fútbol es sencillo, cuando tengamos la pelota atacamos y cuando no, defendemos.

En el Azteca es duro ganarle a México...

Lo hizo Honduras, lo hizo Costa Rica, Panamá les empató. Si hablamos a nivel de Liga de Campeones, el América apenas le ganó 1-0 al Walter Ferreit. El Salvador en algún momento le puede ganar a México, puede ser conmigo. Estoy más cerca de poder ganarle al rival atacándolo, que defendiendo.

¿México es el gigante de la Concacaf?

Por estructura y factores económicos está lejos de los países de Centroamérica, en la cancha se empareja todo.

Algunos hondureños tienen miedo ya que Primi Maradiaga ya contribuyó a eliminar a Honduras cuando estaba al mando de Guatemala y otros dicen: "A Primi le ganamos".

Son opiniones encontradas. Primero: Yo no juego, dirijo. No depende de mí ganar, depende de la gente que está en la cancha y de las instrucciones que les pueda dar. Cuando me dicen eso de Guatemala, me da risa como si hubiese sido una serie directa. Honduras además se enfrentó a Costa Rica y Canadá. Entiendo cuando inician los comentarios, la gente se deja llevar por los medios. Ahora leía en un rotativo que decía "quiero ganarle a Honduras", dije que ganarle a Honduras sería como ganarle a cualquier otro equipo. Amo a mi país, pero cuando lo tenga enfrente, sí voy a querer ganarle, pero no porque lo quiero verlo fuera, es mi deber como profesional para responder a una confianza de los dirigentes, de mis jugadores, a los que no puedo decirles: "dejense ganar porque es mi país". Tengo que decirles que debemos ganar y no dígamos a una afición que estará confiada en el trabajo que podamos hacer.

¿No se siente con el corazón partido?

No, no, no. Ya he vivido como jugador esta experiencia. Con Águila vine a jugar varias veces a Honduras en los torneos de campeones y no tengo porque tener sos sentimientos. A mi país no lo voy a dejar de querer, aquí tengo a mi familia, lo que pasa es que voy a querer que El Salvador gane, además un país que me dio mucho a mi cuando era jugador y esto nadie me lo va a quitar. Así quienes quieren entrar en ese tipo de controversia no pasará nada porque yo no soy de esos. Tal como lo he dicho, nos encerramos en un mundo de un mal nacionalismo, cuando les digo que aquí cerca en América del Sur ha habido técnicos que han dirigido a otros países y no pasa nada. Solo nosotros vivimos encerrados en una lata y no queremos ver lo que pasa en el mundo actual.

¿Ramón, el hecho de tener nacionalidad salvadoreña es un punto a favor?

No, para nada. Volvemos a lo mismo.

Le digo por el tema de la aceptación.

No, es que es lo mismo. Hace poco en El Salvador estuvo Carlos De Los Cobos, mexicano, que se supone en Centroamérica no los quieren y trabajó, se ganó el cariño de la gente, también llegó Albert Roca, estuvo ahí, hizo su trabajo y no pasó nada. La nacionalidad no tiene nada que ver. Fuera chino, japonés o lo que sea, si me buscan de un trabajo voy a ir. No obtuve la nacionalidad, me naturalicé, que por derecho me la dieron. Además yo me debo sentir orgulloso de la sangre de mi padre, de mis antepasados. No puedo avergonzarme y si eso les duele, lo siento por los que se puedan sentir mal. Hay muchos hondureños que se naturalizan en Europa, juran que van a defender a este país, luego hay otros que lo hacen en Estados Unidos y no pasa nada, pero como soy yo, lamentablemente hay que buscar discordia y para eso hay que estar preparado.

¿Pero por qué dice: "como soy yo"?

Porque así es. Desde que asumí, la primera pregunta fue: ¿Qué va pasar cuando enfrente a Honduras? Vuelvo a decir, ha habido otros, no lo quiero meter en conflicto, el caso de Denis López, que está jugando con Guatemala, William Reyes lo hizo con El Salvador y quién dice algo, nadie. No sé, quizá todavía está el mal momento cuando no clasificamos a Corea y todas esas cosas, que nos vendimos y otras más. Por eso digo eso, que porque soy yo. Siempre pasa cuando he tenido este tipo de trabajos. El otro día un rotativo tituló: "Primi contra Honduras". Qué significa eso, son cosas que uno solo las ve, pero reitero, yo tengo otro tipo de pensamientos y mi cerebro no tiene fronteras, voy a ir donde me toque.

Tocó un punto especial. Dice que en Honduras quizá sigamos pensando en la eliminación de Japón y Corea y eso de las acusaciones de vendido ¿Usted ya olvidó eso?

Son cosas que marcan porque duelen. Aquí se habla de un nacionalismo y yo defendí a mi país dentro de las
habilidades que Dios me dio bajo circunstancias que quizá, muchos de los jugadores ahora no soportaría, pero insisto, amo a mi país porque aquí tengo todo. Pero así como lo digo en serio y en broma, Honduras me dio la posibilidad de nacer, crecer, vivir, pero yo me siento centroamericano porque a mi me quieren en Guatemala, en El Salvador, en Costa Rica...no tengo quejas de ningún lado. Me respetan como profesional, lamentablemente se dio eso, hubo una justificación para poder atacarme porque no les permití cosas que ahora las aceptan con técnicos extranjeros y de alguna u otra manera les dolió. En esa sentido me marcó, pero ya lo olvidé, es algo que quedó en el pasado.

¿Qué le dolió más, que le dijeran vendido o no haber ido al Mundial?

Las dos cosas porque ir al Mundial significaba seguir en la Selección Nacional. Recuerdo las palabras de don Lizandro Flores. Me dijo: "Profe, si nosotros clasificamos al Mundial vamos a ser los reyes del fúbol, cambiaremos todo acá". Ese era un sueño, no se cumplió, quien más que yo no hubiera querido lograrlo porque seguramente hubiese seguido dos procesos más, pero lamentablemente no se dio. Duele también que le digan en la calle tal cosa, pero yo ando con la frente en alto. Eso ya es pasado.

¿Fue injusto?

No sé si fue injusto. Quisieron desquitarse y buscaron la forma más baja.

Hablemos de la cuadrangular. Usted sabe que a El Salvador se le dan pocas posibilidades antes de que usted llegara.

Pero es que yo no voy a jugar. El Salvador conmigo o con cualquier otro siempre iba a ser considerado el menos favorito, pero yo siempre digo que hay un punto de partida, todos estamos en el mismo renglón. Lo único que sé es que si asumo este reto es porque sé que puedo ganarle a México, a Honduras y a Canadá. Esto no tiene mayor ciencia, todo dependerá del trabajo que hagamos y de lo que ejecuten los jugadores.

Además del trabajo que usted siempre dice que es la clave, conoce bien a los rivales, en especial a Honduras.

No, los conozco a todos. Conozco bien a México, a Canadá. Honduras es el tercer partido, no me interesa, tengo que ver primero a México y después Canadá. No voy a negar que conozco bien lo de Honduras, quizá eso sea un plus, pero en el campo yo no voy a parar a Emilio, no le voy a tirar a Noel, en ese sentido serán los jugadores los que definan todo. Pinto también conoce sus rivales y es ahí donde hay que hacer la tarea.

¿Cuándo se concentra para iniciar los trabajos?

Falta ver esos detalles todavía. Yo ya llevo un plan de trabajo por lo menos para estos dos primeros juegos de fecha FIFA. Jugamos contra Haití el 9 y está lo de Trinidad y Tobago en el péndulo.

¿Se ve en la siguiente etapa?

Me veo optimista de que se puede hacer un buen trabajo y que ese trabajo nos lleve a la clasificación.

¿Número mágico para clasificar a la hexagonal?

Los 18 puntos. Yo quiero ganar todos los partidos y veré de que manera los consigo.

¿Se imagina clasificar al Mundial con El Salvador?

Será un debe cumplido, la satisfacción de corresponder a una Federación que me dio las riendas de un gran país. Quizá que el objetivo se logró.
Sitio de Atletico Ma
Categories:
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!