martes, 24 de noviembre de 2015



Eso sí: así como Águila empujó para conseguir el gol del empate sobre el final, Marte manejó bien la pelota al menos en su terreno y no puede reprochársele su falta de temple. Esto hizo del segundo tiempo un pasaje más entretenido que el primero.

Marte, en un principio, tenía claro que con pases filtrados o con trazos largos en profundidad llegaría más pronto a la zona del contrario. La cuestión estaba en cómo llegar a esos tres cuartos de cancha y salir con pelota dominada. Así, los capitalinos mostraron su paciencia en el primer tiempo y tantearon a su visitante, más replegado y cauteloso para no arriesgarse nada, pese a que tampoco se jugaban nada en esta penúltima jornada del campeonato.

Los emplumados, con equipo titular completo, completaron un primer tiempo sobrio pero con las oportunidades más claras del partido.

La apuesta marciana en los primeros minutos lucía interesante. Aprovechando la tibieza inicial del partido, Mario Martínez sorprendió con un pase largo hacia la punta, donde el brasileño Wesley Braz tardó en picar y no pudo recibir ante la marca de Fredy Espinoza, quien ahogó la jugada.

Más tarde, Martínez volvió a madrugar las líneas aguiluchas con un pase raso para Wesley Braz, ahora recargado en el costado derecho. El brasilero ya no pudo sorprender a la zaga al hallarse en posición prohibida.

Hasta ahí lo mejor de Marte. Águila aguardó por más de 25 minutos hasta que le encontró el lado al partido y supo dónde y cómo llegarle al cuadro carabinero.

Deris Umanzor tuvo la primera clara a favor del Águila, cuando al 31' recibió un centro a la olla, incómodo, pero que inquietó al portero y a la defensa cuando el capitán negrinaranja conectó la pelota para tirarla desviada por encima del arco.

Los aguiluchos, sin embargo, encontrarían la meta kinutos desoués, cuando Umanzor se aprovechó de una pelota dividida para estrellarla contra el el poste. El esférico todavía picó en el suelo antes de salir elevada al aire y perderse entre la multitud de jugadores.

Al 36', el brasileño Wesley Braz encontraba de nuevo el pase en profundidad. Regateó con éxito a Éder Arias, pero no encontró su prrfil y tuvo que ceder aL Inter Sánchez. El Inter no supo qué hacer y cedió de taquito a Eduardo Merino, que entraba con buen perfil y que remató a las manos del arquero Villalobos, para controlar este en dos tiempos.

Correia movió piezas para el segundo tiempo, metiendo a Íbsen Castro y a Álvaro Lizama para oxigenar la medianía de la cancha. A los pocos segundos de comenzar el complemento, Lizama sorprendió al portero Salinas con un disparo que lo obligó a estirarse a ras de piso y enviar al córner.

Por derecha, Castro sirvió un centro que provocó otro disparo de volea de Nicolás Muñoz, con pierna derecha pero desviado.

Las riendas del partido ya estaban en poder del Águila, donde predominaban a placer los centros elevados buscando la altura de sus delanteros. Así le tocó recibir a Santos Ortiz, al 57', cuando tuvo que pivotear el balón de cabeza para Williams Reyes, pero el esférico pegó de huevo en el larguero antes de quedar otra vez en poder de la defensa azulona.

El arquero de Marte también tuvo que intervenir luego, en un par de remates de media distancia para evitar que la dupla Muñoz-Reyes pescara algún centro o pase elevado.

El gol de Tejeda llegó en momento justo, sobre todo porque Marte no estaba llegando al arco rival en todo el segundo tiempo. En una falta de Umanzor sobre Mario Martínez en tres cuartos de cancha, el uruguayo-salvadoreño amagó el disparo junto a Francisco García, conectó de zurda y engañó al arquero Villalobos, puesto que este iba sobre su costado izquierso cuando la pelota ya se anidaba en el lado derecho de su portería.

Tras esto, la presión en Águila incrementaba, pese a que ya no se jugaba más que el liderato en la tabla y lo cual no era poco premio. Los de Correia intentaron y estuvieron cerca de empatar, mientras que Marte resguardaba su preciado triunfo tras una línea de cinco defensores.

Al 90', un fuerte pero descolocado remate de Henry Romero llegó a las manos de Dennis Salinas, cerrando así las ocasiones peligrosas de los migueleños en la segunda etapa.

Hasta que al último minuto del añadido, en el área marciana, Valoyes protegió inteligentemente una pelota y recibió una entrada milimétrica de Allan Fernández, quien llegó al esférico pero no evitó la caída de su oponente y el silbatazo del árbitro que decretaba penal. La acción provocó el empate que transformó Williams Reyes con su clásico cobro de penal con disparo raso, esta vez al ángulo derecho de la portería local.
Sitio de Atletico Ma
Categories:
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!